EN BUSCA DE JESÚS

PARA CONOCER A JESÚS Y ENTRAR EN INTIMIDAD CON ÉL Y CON SU MENSAJE DE SALVACIÓN

EL JOVEN QUE BUSCABA LA VIDA ETERNA

En esto se le acercó uno y le dijo: – “Maestro, ¿qué he de hacer de bueno para conseguir vida eterna?” Él le dijo: – “¿Por qué me preguntas acerca de lo bueno? Uno solo es el Bueno: Dios. Pero si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos”. – “¿Cuáles?” – le preguntó el joven. Y Jesús respondió: – “No matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no levantarás falso testimonio, honra a tu padre y a tu madre, y amarás a tu prójimo como a ti mismo”. Le dijo el joven: – “Todo eso lo he guardado; ¿qué más me falta?” Jesús le respondió: – “Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes y dáselo a los pobres, y tendrás un tesoro en los cielos; luego ven, y sígueme”. Al oír estas palabras, el joven se marchó entristecido, porque tenía muchos bienes”. (Mateo 19, 16-22) 

Me llamo Zabulón (nombre supuesto), aunque el nombre no interesa mucho aquí; soy israelita de raza y de religión, como lo ha sido toda mi familia, desde hace ya siglos, y quiero contar mi historia, para dar testimonio de lo que Jesús realizó en mí, a pesar de mí mismo, como podrán darse cuenta.

Había oído hablar de él muchas veces, y también muchas veces lo había escuchado personalmente. Tan pronto sabía que estaba cerca, dejaba lo que estaba haciendo, salía en su busca, y cuando lo encontraba, me unía a la multitud como uno más de sus “discípulos”, porque la gente lo llamaba con insistencia “rabí” o “rabboní”, que significa maestro”, aunque, por lo que sé, no había estudiado para serlo, como los demás maestros de la Ley que yo conocía.

Sus palabras eran sabias, sin duda, y creaban en mí y en muchos de los que lo oíamos, una profunda inquietud. Decía cosas que llegaban muy hondo en el corazón; cosas que me gustaba escuchar, porque constituían una verdadera novedad, en la maraña inmensa de tradiciones, leyes y principios de nuestra religión judía; y también cosas que nadie se había atrevido a decir; cosas que hacían pensar, que cuestionaban nuestro modo de ser y de vivir la fe en el Dios de nuestro padre Abrahán.

Además, Jesús era sencillo y cordial, y a su alrededor había siempre un ambiente de confianza, de alegría y de paz, difícil de encontrar.

Jesús hablaba, yo lo escuchaba, y luego me iba a casa a continuar con la rutina de mi trabajo: la administración de mis bienes, y mis obligaciones familiares. Sin embargo, y aunque yo hacía todo lo necesario para que mi vida siguiera siendo igual, pasé muchas noches sin poder dormir, pensando en sus enseñanzas y confrontándolas con lo que había aprendido de mis padres, y de los maestros en la sinagoga.

Fue así como sucedió lo que cuentan los evangelios. Una mañana cualquiera, después de una larga noche de vela, dándole vueltas en mi cabeza a lo que le había oído decir el día anterior, me atreví a salir en su busca, para tener un diálogo directo con él. Cuando me lo encontré en el camino, me le planté delante, y sin mucho preámbulo, le pregunté: “Maestro bueno, ¿qué he de hacer para conseguir vida eterna?”.

Su respuesta fue inmediata – y no puedo mentir – en un primer momento me desilusionó un poco, porque era algo que mis padres me habían enseñado desde que era pequeño. Jesús me dijo: “Si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos: no mates, no cometas adulterio, no robes, no levantes falso testimonio, honra a tu padre y a tu madre, y ama tu prójimo como a ti mismo”. Pero cuando le respondí que esto ya lo hacía, me miró de una manera especial. Sus ojos claros y limpios penetraron hasta lo más profundo de mí, y sus labios pronunciaron unas palabras que nunca podré olvidar:

11457201YwgrIAdHlJ_fs“Si quieres ser perfecto – me dijo -, vé, vende lo que tienes y dáselo a los pobres; luego, ven y sígueme”.

La historia no terminó tan bien como ahora quisiera. Cuando escuché su propuesta, se me hizo un nudo en la garganta, y no pude contestarle. Lo único que se me ocurrió fue bajar la mirada, darle la espalda y regresar a casa con prontitud, para no regresar nunca más a su lado.

Algunos meses después de este acontecimiento, que hoy recuerdo con un dolor inmenso, al volver de un largo viaje de negocios, supe que Jesús había sido acusado por las autoridades judías – los sumos sacerdotes y el sanedrín en pleno -, y condenado a muerte por Poncio Pilato, el gobernador romano. Y también, que la condena se había realizado sin novedad.

Pero mi sorpresa fue inmensa, cuando un discípulo y familiar suyo, Santiago, a quien me encontré en el gran Templo de Jerusalén, me dijo que Jesús había resucitado de entre los muertos, y que se les apareció varias veces a muchos de sus seguidores.

Lo que más me asombra de Jesús, es su fidelidad infinita a lo que él llamaba, la Voluntad del Padre. Fue precisamente esa fidelidad a Dios y a su proyecto, lo que lo llevó al extremo de dar la vida en silencio y con profunda humildad, en la cruz.

Me admira que, sabiendo que podía huir de Jerusalén y de Palestina, para salvarse, no lo hubiera hecho, y también, que no hubiera utilizado su poder de hacer milagros que todos reconocían, para evitar el suplicio de la cruz y dar una sorpresa a sus enemigos .

Pero por sobre todas las cosas me impresiona la fe, la dignidad y la humildad con la que Jesús enfrentó su castigo inmerecido. Muchos de mis amigos, que estaban por aquellos días en la Ciudad Santa, me contaron que sufrió en silencio los malos tratos y las torturas a los que fue sometido, y que cuando estaba en la cruz, oraba con insistencia a Dios – a quien él llamaba Abbá, como si fuera un niño pequeño -, pidiéndole fortaleza en aquella hora terrible, y también el perdón para quienes lo estaban matando.

Pensar en todo esto me ha hecho recapacitar. Y aunque no puedo devolver el tiempo, para seguir a Jesús como él me invitó a hacerlo, he decidido, unirme a quienes creen en él como el Hijo de Dios, su Mesías Salvador, y comenzar a vivir de una manera nueva, compartiendo mis bienes materiales con los pobres, y con toda la comunidad, para hacer realidad su deseo más íntimo: que todos los que creemos en él y en su palabra de salvación, vivamos en unidad y armonía.

Ya no quiero luchar más para ser simplemente una persona exitosa en los negocios, para tener una vida lo más cómoda posible, o para ser admirado por la gente, como las personas de mi condición social y económica. Quiero renunciar a todo lo que he sido y a todo lo que tengo, para hacerme simplemente, un nuevo discípulo suyo, al lado de quienes eran sus amigos preferidos.

En el fondo de mi corazón siento que Jesús me sigue llamando para que me vaya con él, para que lo siga, para que comience a conformar mi vida con sus enseñanzas, y en esta oportunidad no pienso defraudarlo por nada del mundo. Tengo obligaciones familiares y sociales que debo cumplir, pero creo que podré realizar ambas cosas con un buen resultado; él mismo me ayudará a hacerlo.

 

************* 

La historia del joven rico puede ser la de cualquiera de nosotros, la tuya o la mía.

Somos cristianos católicos porque nuestra familia lo ha sido, porque nuestros padres lo son, o porque nos queda cómodo; pero no nos hemos dejado interpelar por la palabra de Jesús, no nos hemos dejado penetrar por su vida, por sus enseñanzas, por sus obras, por su ejemplo, por su muerte y su resurrección.

Tal vez sea hora de cambiar. O mejor, ¡Es hora de cambiar!…

Jesús sigue llamándonos, Jesús sigue esperándonos… Quiere que nos unamos a él con fe y humildad, que lo sigamos como verdaderos discípulos…

¡No hay ni habrá un mejor Maestro que él, un mejor compañero de camino que él! Pero para seguirlo de verdad tenemos que renunciar a la mediocridad a la que estamos acostumbrados. ¿Estás dispuesto a ello?… ¡Piénsalo muy bien y sé generoso en tu respuesta! ¡No te arrepentirás, te lo aseguro!

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: