EN BUSCA DE JESÚS

PARA CONOCER A JESÚS Y ENTRAR EN INTIMIDAD CON ÉL Y CON SU MENSAJE DE SALVACIÓN

JESÚS ANUNCIA EL REINO DE DIOS

Como buen israelta, Jesús fue educado por sus padres con esta idea del Reino o del reinado de Dios, en su mente y en su corazón; y a medida que su fe y su relación con su Padre se fueron haciendo más profundas, esta idea se aclaró y se profundizó en su mente y en su corazón, y él mismo se sintió enviado a anunciarla a todos los que quisieran escucharlo.

La mayor originalidad de Jesús en su predicación, es precisamente ésta: Jesús es el único profeta judío que afirmó, con absoluto convencimiento, que el Reinado de Dios, anunciado y la salvación que éste implica, no es una mera promesa, sino una realidad. Y todavía más, que él mismo – Jesús – es el encargado de hacerlo presente y actuante. Recordemos lo que sucedió en la sinagoga de Nazaret:

Christ%20-%20Light%20and%20Truth%20-%20Simon%20Dewey“Jesús volvió a Galilea por la fuerza del Espíritu, y su fama se extendió por toda la región. Él iba enseñando en sus sinagogas, alabado por todos. Vino a Nazareth, donde se había criado y, según su costumbre, entró en la sinagoga el día de sábado, y se levantó para hacer la lectura. Le entregaron el volumen del profeta Isaías y desenrollando el volumen, halló el pasaje donde estaba escrito: “El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido para anunciar a los pobres la Buena Nueva, me ha enviado a proclamar la liberación a los cautivos y la vista a los ciegos, para dar la libertad a los oprimidos y proclamar un año de gracia del Señor”. Enrollando el volumen lo devolvió al ministro, y se sentó. En la sinagoga todos los ojos estaban fijos en él. Comenzó, pues, a decirles: “Esta Escritura, que acaban de oír, se ha cumplido hoy”. Y todos daban testimonio de él y estaban admirados de las palabras llenas de gracia que salían de su boca. ” (Lucas 4, 14-22)

Con estas palabras, Jesús causó un gran impacto en la gente que lo escuchaba. Algunos- muy pocos – creyeron en él y las aceptaron, y otros – la mayoría – no; sin embargo, la verdad se fue imponiendo poco a poco: Dios ya estaba ahí, y su presencia y su acción comenzaban a dar lugar a cosas maravillosas en la vida de las personas y en la historia del mundo. El reinado de Satanás, el reinado del mal, había terminado, y el reinado del bien, la soberanía de Dios en el mundo era una realidad activa y operante, para bien de todos.

Jesús sabía, y así lo enseñaba, que sus palabras y sus acciones no constituían todavía la manifestación plena y gloriosa del reinado de Dios, pero mostraba en ellas y por ellas, que a través de él era Dios mismo quien estaba actuando en el mundo, con su amor salvador, y que la tarea de quienes lo veían y oían era abrir su corazón para recibirlo y acogerlo, y empezar a vivir de una manera nueva, alejados del pecado, y con la esperanza de un futuro siempre mejor.

Dice José Antonio Pagola en su libro “Jesús de Nazaret, el hombre y su mensaje”:

“Todo el mensaje y la actividad de Jesús está al servicio del Reino de Dios y obtiene su sentido desde ahí. Todo está subordinado a la idea del Reino de Dios y todo adquiere su unidad, su verdadero significado y su fuerza apasionante desde esta realidad del Reino. Esto quiere decir que la venida del Reino de Dios nos ofrece la clave para captar el sentido que Jesús dio a su vida, y el proyecto que él quería ver realizado entre los hombres.”

“Jesús no habló simplemente de Dios, sino del Reino de Dios. No fue un teólogo dedicado a exponer teóricamente una doctrina de Dios, sino un profeta entregado a anunciar la causa de Dios entre los hombres. Jesús no ha pedido que se comprenda mejor la esencia de Dios. Ha buscado con todas sus fuerzas que Dios sea acogido entre los hombres y se imponga su reinado.”

Christ%20-%20Hear%20Him%20-%20DeweyEsto quiere decir que lo que a Jesús le interesa por encima de todo, es que los seres humanos de todos los tiempos y de todos los lugares, abramos nuestro corazón y nuestra vida a Dios y a su bondad, y asumamos en nuestro comportamiento de cada día, lo que Él espera de nosotros: que lo amemos con todo el corazón, y que nos amemos mutuamente, unos a otros.

Nuestra fe cristiana católica, no es, ni puede ser, de ninguna manera, una simple aceptación teórica de una determinada concepción de Dios, sino sobre todo, la búsqueda activa y constante del Reino de Dios, del reinado de Dios en el mundo – aquí y ahora, y por toda la eternidad -, y junto con él, el reinado de la verdad, de la justicia, de la fraternidad, de la libertad y de la paz que de Él proceden. Así lo dijo Jesús a sus discípulos: “Busquen primero el Reino de Dios y su justicia, y todas las demás cosas se les darán por añadidura” (Mateo 6, 33).

Es una condición básica para construir una sociedad nueva; una sociedad en la que Dios reine desde el corazón de los seres humanos que la conforman; una sociedad en la que Dios sea a la vez, la meta y el camino, el principio y el fin, y el centro en el que todo confluye.

  1. La verdadera felicidad no nos la dan los bienes materiales que poseamos, sino la presencia de Dios en nuestro corazón y en nuestra vida, porque somos sus hijos, y esta es nuestra realidad más íntima y verdadera.

  2. El amor a Dios y el amor por los demás es la clave de la esencia humana. Cuando amamos de verdad somos más humanos, y al hacernos más humanos nos hacemos también mejores hijos e hijas de Dios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: