EN BUSCA DE JESÚS

PARA CONOCER A JESÚS Y ENTRAR EN INTIMIDAD CON ÉL Y CON SU MENSAJE DE SALVACIÓN

EL REINO DE DIOS EN EL ANTIGUO TESTAMENTO

PUEBLO DE ISRAELHablar de Dios como Rey, es una idea común de las antiguas religiones orientales. El rey o gobernante era considerado como el lugarteniente terrestre del Dios del cielo, que era, a su vez, el rey y señor de todo cuanto existe.

Para los israelitas, concretamente, la idea de Yahvé-rey, no aparece en el comienzo de su historia. El Dios que se reveló primero a Abrahán, Isaac y Jacob, y luego a Moisés, no tiene las características de un rey. Esta imagen sólo se hizo presente cuando se establecieron en Canaán, y se constituyeron como un pueblo con territorio propio – la tierra prometida -, como los demás pueblos de la tierra.

Los israelitas creían que Yahvé, su Dios, es el rey del cielo y de la tierra, y ejerce su soberanía sobre todos los pueblos del mundo, pero de una manera muy especial sobre Israel, a quien ha constituído como “su pueblo”, el pueblo de su propiedad. Nos lo dice el libro del Éxodo:

MOISÉS“Moisés subió hacia Dios. Yahvé lo llamó desde el monte, y le dijo: “Así dirás a la casa de Jacob y esto anunciarás a los hijos de Israel: “Ya han visto lo que he hecho con los egipcios, y cómo a ustedes los he llevado sobre alas de águila y los he traído a mí. Ahora, pues, si de veras escuchan mi voz y guardan mi alianza, ustedes serán mi propiedad personal entre todos los pueblos, porque mía es toda la tierra; serán para mí un reino de sacerdotes y una nación santa”.” (Éxodo 19, 3-6)

La principal exigencia de Yahvé a los israelitas, como su Dios y su Rey, fue el cumplimiento de la Ley que Él mismo comunicó a Moisés en el Sina; esto manifiesta que su realeza era de orden moral, y no de orden político.

Más adelante en su desarrollo histórico, los israelitas tuvieron gobernantes y reyes, pero consideraron siempre que todos ellos estaban subordinados al poder supremo de Yahvé, porque Dios mismo los había elegido y les había dado la misión de dirigir a su pueblo. De este modo, cuando parecía, por alguna circunstancia, que unos u otros habían olvidado el origen de su autoridad y su poder, Yahvé se los recordaba por medio de los profetas.

Luego, cuando el Reino de Israel se derrumbó, y los israelitas fueron llevados al exilio, los guías religiosos comenzaron a hablar de un rey futuro, el Mesías, el Hijo de David, que restauraría la grandeza de Israel, y también, de Yahvé como Pastor de su pueblo, que lo haría regresar a su tierra, lo reuniría como un rebaño, y lo salvaría definitivamente de sus enemigos:

“Voy a reunir a Israel todo entero, voy a recoger al Resto de Israel; los agruparé como ovejas en el aprisco, como rebaño en medio del pastizal, harán estrépito lejos de los hombres. El que abre brecha subirá delante de ellos; abrirán brecha, pasarán la puerta, y por ella saldrán; su rey pasará delante de ellos, y Yahvé a su cabeza”. (Miqueas 2, 12-13)

Además, previeron una extensión progresiva de este reinado de Dios a toda la tierra:

“Y será Yahvé rey sobre toda la tierra: ¡el día aquel será único Yahvé y único su nombre!” (Zacarías 14, 9)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: