EN BUSCA DE JESÚS

PARA CONOCER A JESÚS Y ENTRAR EN INTIMIDAD CON ÉL Y CON SU MENSAJE DE SALVACIÓN

UNA MUJER A LOS PIES DE JESÚS

martha de betaniaYendo Jesús y sus discípulos de camino, entró en un pueblo; y una mujer, llamada Marta, lo recibió en su casa. Tenía ella una hermana llamada María, que, sentada a los pies del Señor, escuchaba su Palabra, mientras Marta estaba atareada en muchos quehaceres. Acercándose, pues, dijo: – Señor, ¿no te importa que mi hermana me deje sola en el trabajo? Dile, pues, que me ayude. Le respondió el Señor: – Marta, Marta, te preocupas y te agitas por muchas cosas; y hay necesidad de pocas, o mejor de una sola. María ha elegido la parte buena, que no le será quitada (Lucas 10,
41-42).

María hace silencio y escucha… Tiene su corazón prendido a los labios de Jesús… él dice cosas que ella nunca ha oído, cosas que nadie sabe, cosas que nadie dice.

Jesús habla de Dios y de su amor infinito por los hombres; de la fe que nos hace sentir a Dios como Padre; de la verdad que nos hace libres; de la justicia y de la solidaridad; del servicio y de la fraternidad; de la misericordia y del perdón; de la humildad y de la limpieza de corazón; de la vida, de la paz, de la alegría y de la esperanza.

Jesús habla y actúa, dice y hace. Cada palabra suya se convierte luego en un acto de amor, de compasión, de servicio, de perdón.

Cuando escucha a Jesús, María sabe que Dios está cerca, experimenta su bondad, su ternura, su delicadeza, su protección, sus cuidados. Siente que el alma se le llena de paz, que su corazón salta de alegría, que la vida es bella, que hay una esperanza de felicidad.

Cuando escucha a Jesús, María siente que sus palabras son mucho más que palabras, que lo que dice penetra su corazón, que el amor la invade, la llena. Que todo su ser quiere renovarse; que quiere ser distinta, mejor; que desea amar a todos, comprender a todos, ayudar a todos, servir a todos.

Cuando escucha a Jesús, María toma conciencia de que tiene que purificarse de muchas cosas, limpiar su corazón de la envidia, del orgullo, del rencor, de la codicia, de la impureza, de la mentira; sabe que tiene que hacerse humilde, sencilla, pobre en el espíritu, misericordiosa, honesta; que tiene que aprender a perdonar de corazón, que tiene que aceptar a los demás como son, que tiene que hacerse tolerante, acogedora, servicial.

Cuando escucha a Jesús, María siente que su vida de antes se acabó para siempre y que desde ahora es una mujer nueva, transformada, por el amor y la bondad de Jesús.

Y tú… ¿Qué sientes?… ¿Qué piensas?…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: