EN BUSCA DE JESÚS

PARA CONOCER A JESÚS Y ENTRAR EN INTIMIDAD CON ÉL Y CON SU MENSAJE DE SALVACIÓN

UNA PARÁBOLA QUE LO DICE TODO

Lucas, el evangelista de la misericordia, nos narra una parábola de Jesús, que con sencillez, como es propio de este estilo de hablar y de enseñar, nos presenta el modo de pensar del Maestro y su invitación clara y directa a comenzar a vivir de un modo nuevo, distinto, mejor.

Porque el amor que Dios nos tiene, y del cual nos habló en la Parábola del Padre Misericordioso y el Hijo pródigo, tiene que florecer en el amor y el servicio a los demás, como lo enseña la Parábola del Buen Samaritano.

JESUS Y DOCTOR DE LA LEY“Se levantó un legista, y dijo para ponerle a prueba: «Maestro, ¿que, he de hacer para tener en herencia vida eterna?»

Él le dijo: «¿Qué está escrito en la Ley? ¿Cómo lees?»

Respondió: «Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas, y con toda tu mente; y a tu prójimo como a ti mismo.»

Díjole entonces: «Bien has respondido. Haz eso y vivirás.»

Pero él, queriendo justificarse, dijo a Jesús: «Y ¿quién es mi prójimo?»

Jesús respondió: «Bajaba un hombre de Jerusalén a Jericó, y cayó en manos de salteadores, que, después de despojarle y golpearle, se fueron dejándole medio muerto.

Casualmente, bajaba por aquel camino un sacerdote y, al verle, dio un rodeo.

De igual modo, un levita que pasaba por aquel sitio le vio y dio un rodeo.

BUEN SAMARITANOPero un samaritano que iba de camino llegó junto a él, y al verle tuvo compasión; y, acercándose, vendó sus heridas, echando en ellas aceite y vino; y montándole sobre su propia cabalgadura, le llevó a una posada y cuidó de él.

Al día siguiente, sacando dos denarios, se los dio al posadero y dijo: “Cuida de él y, si gastas algo más, te lo pagaré cuando vuelva.”

¿Quién de estos tres te parece que fue prójimo del que cayó en manos de los salteadores?»

Él dijo: «El que practicó la misericordia con él.» Díjole Jesús: «Vete y haz tú lo mismo.» (Lucas 10, 25-37)

Jesús es el Buen Samaritano, que con sus palabras y su ejemplo, nos enseña que el amor a los demás es el principio que da valor a todo lo que hacemos y decimos. El amor es una fuerza que, como la fe, es capaz de mover montañas, derribar obstáculos, vencer todos los miedos, y encender el fuego que purifica y salva.

Cuando uno ama con amor verdadero, nacido del amor mismo de Dios, fuente de todo amor, todos los sacrificios son posibles.

Cuando uno ama con amor verdadero, la oscuridad se convierte en luz, el temor en fortaleza, la tristeza en alegría, y el dolor en lugar de esperanza.

El amor que procede de Dios es una fuerza arrolladora, imposible de medir, imposible de limitar, imposible de detener, imposible de derrotar.

Cuando uno ama con amor verdadero, no hay sitio para otra cosa que no sea Dios mismo, en cuya compañía todo es bueno, y todo conduce al bien.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: